Trabaja para ti, Conviértete en tu propio jefe, Deja de trabajar para otros, son frases, expresiones que nos rodean los últimos años, no puedo estar en contra de ellas, porque soy una “de las que caí, en convertirme en mi propia jefa”, en lo que si que estoy en contra, es en difuminar la realidad, enmascarar, lo que supone en la realidad, o más bien diría, cruda realidad de ser tu propio jefe, y esa realidad significa, que sólo seras tu propio jefe el 1% del tiempo.

Llegué a plantearme lo de ser mi propia jefa, un poco cansada por la falta de oportunidades que me hicieran sentir realizada y contenta con mi trabajo, y porque creía en mi y mis posibilidades en esta profesión, pero no es un camino fácil, no tenía las herramientas, ni la formación necesaria, no tanto las herramientas en cuanto a lo estrictamente relacionado con mi trabajo, sino más bien, en lo que supone emprender más sola que el caballo solitario, ahí, es donde necesitas la fuerza y el empuje para no tirar la toalla a la primera de cambio, por eso, me permito contarte la realidad de cualquier persona a pie de calle, que decide emprender:

1º Vas a empezar de Cero y cuando digo de Cero, es que te vas a sentir en la más estricta soledad, sentado junto a un ordenador:

Vas a tener que hacerte una web, vas a tener que hacerte los perfiles sociales, vas a tener que currarte tu imagen, vas a tener que llamar a puertas, ventanas y sótanos para buscar clientes, y los que te animaban a empezar como emprendedor, solo van a poder decirte palabras de ánimo, pero en la realidad, vas a ser tú, tu único empuje.

2º Vas a tener que bajar a los infiernos unas cuántas veces, quizás más de las que desearías:

Altibajos, unos días estarás lleno de energía y sentirás la fuerza necesaria, y otros tantos, vas a sentir que no has tomado la decisión correcta, y será en esos días, donde deberás mirar muy adentro y decirte a ti mismo, estoy en el camino correcto.

3 ºLa silla de jefazo, la tendrás con el paso de los años, y no de los meses:

Lo de triunfar a los pocos meses, es posible, hay gente que lo ha conseguido, pero son los menos, tienes que tener una idea única y los medios para llevarla a cabo, el resto, supone tiempo, esfuerzo y horas de trabajo, en la que vas a tener que pringar como el que más, lo de estar sentadito con la espalda bien apoyada, es una utopía.

4º Antes de ser jefe, serás comercial, administrativo, chico de los recados:

Lo de ejercer de jefe a la primera de cambio, no lo pienses, porque para que tu idea funcione, vas a tener que moverte más que un repartidor, y como estarás solo en eso de llevar a buen puerto tu idea, vas a tener que ser, comercial, administrativo y el chico de los recados, y son fases y puestos que tendrás que ejercer.

5º Sin sudor no hay recompensa y los caminos o atajos no sirven:

Vas a tener que sudar por conseguir la fama, como decía esa serie de tv, y es la realidad, sin sudor o constancia, no se alcanza el objetivo.

6º Las comparaciones son odiosas, pero caerás en hacerlas:

Vas a compararte con los que ya están en el punto exitoso, y lejos de ayudarte te va a echar para atrás, no te compares, sigue tu camino, cada uno tiene su propia trayectoria.

Una vez tengas claro que el camino, es eso, un camino en el que vas a tener curvas, baches y desencantos, lanza tu idea, lanzala cuando estés preparado y dispuesto a perder alguna que otra sonrisa por el camino.

Leave a comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *